jueves, 12 de marzo de 2009

RENOVACION INTERIOR


“UNA RENOVACION DIARIA”


En estos tiempos, donde se exige al ser humano movilidad para salir adelante en los trabajos, y responsabilidades se hace pertinente que podamos tener fortaleza espiritual y física. EL agotamiento es perjudicial para nuestros cuerpos. Pues pueden abrir puertas para que las enfermedades entren en el. Pero hay buenas noticias mi estimado oyente. La BIBLIA, nos enseña que aunque este cuerpo se desgaste físicamente el interior se renueva día a día dice el apóstol Pablo:

“Por tanto no desmayamos, antes aunque nuestro hombre exterior se va desgastando, el interior no obstante se renueva día a día” 2 corintios 4:16

Este es una experiencia que se puede experimentar en nuestras vidas a trabes del Espíritu Santo de Dios quien es consolador y quien nos da la fuerza para continuar adelante. La renovación del hombre interior se da cuando en primer lugar aprendemos a descansar en el SEÑOR.

¿Por qué dices, oh Jacob, y hablas tú, Israel: Mi camino es escondido de Jehová, y de mí Dios pasó mi juicio? ¿No has sabido, no has oído que el Dios del siglo es Jehová, el cual creó los términos de la tierra? No se trabaja, ni se fatiga con cansancio, y su entendimiento no hay quien lo alcance. El da esfuerzo al cansado, y multiplica las fuerzas al que no tiene ningunas. Los mancebos se fatigan y se cansan, los mozos flaquean y caen: Mas los que esperan á Jehová tendrán nuevas fuerzas; levantarán las alas como águilas, correrán, y no se cansarán, caminarán, y no se fatigarán. Isaías 40: 27 al 31

Esperar en Dios en aprender a confiar en el para que obre en nuestras vidas y circunstancias que nos rodean, de esta manera no tendremos vidas afanadas ni angustiadas, sino que esperamos en el para que se glorifique en nuestras vidas, el estrés y la vida agitada provocan enfermedades, la desesperación y las ansiedades pueden canalizarse por medio de esperar en el Señor. En segundo lugar debemos dejar que la mente de Cristo este gobernando constantemente nuestras acciones y nuestras vidas, pues ella produce en nuestras vidas una transformación que nos ira fortaleciendo en nuestra vida interior, dice san Pablo:
“No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de nuestro entendimiento, para que comprobéis cual sea la buena voluntad de Dios agradable y perfecta.”
Romanos 12:2
Una transformación de nuestras mente por la de Cristo es posible mediante la escrituras de allí la importancia de escudriñar las Escrituras y poder tener la mente de Cristo. Esto traerá salud mental y transformaciones a nuestras vidas que serán de provecho para el cuerpo y el alma, y en tercer lugar una vida renovada del hombre interior, lo hace posible el ESPÍRITU SANTO Y EL PODER DE SU FUERZA. Dicen las ESCRITURAS:

“Por lo demás hermanos míos, fortaleceos en el SEÑOR Y EN EL PODER DE SU FUERZA.” Efesios 6:10

EL ESPÍRITU SANTO, es la fuerza, la dinamita, que hace posible la renovación y la fortaleza que nuestras vidas necesitan, por eso dice Pablo, “la letra mata pero el espíritu vivifica”, y el Espíritu Santo, es dado cuando las personas creen en nuestro Señor Jesucristo, quien es la fuente de aguas vivas. Al creer viene el Espíritu Santo a nuestras vidas y mora permanentemente en nosotros y si le dejamos el control de nuestras vidas entonces el con su fuerza nos transforma y fortalece y nos va rejuveneciendo, como dice Pablo en nuestro interior, y a pesar que el cuerpo envejezca el interior se rejuvenece.
Una vida fortalecida y rejuvenecida es lo que Dios promete a sus hijos, el quemará toda raíz de amargura, todo resentimiento, angustias y afanes, toda tristeza y congoja desaparecerán de nuestras vidas, si dejamos que su espíritu nos transforme y renueva y quite toda escoria del viejo hombre, y nos haga nueva criaturas rejuvenecidas en el hombre interior, así que levántate y resplandece porque ha venido tu luz y la gloria del Señor ha venido sobre ti. Dios te bendiga.
Giancarlo Pellegrino

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada